Ese amigo que te escucha cuando estás mal, que te aconseja cuando tienes mal de corazones, que sabe como hacer que te sientas mejor, que sabe cuáles son tus preocupaciones, que te anima, que sabe lo que necesitas, y que sabe ayudarte a superar todos tus baches. En otras palabras, sabe ponerse en tu lugar, porque es conocedor de tus pain points.

En el mundo del marketing sucede algo muy parecido. ¿Cómo puedes conocer las preocupaciones de los consumidores? Conociendo sus pain points. Este concepto hace referencia a los problemas, preocupaciones y/o contratiempos que tiene tu cliente potencial, está relacionado con todo aquello que le molesta y no le gusta sobre ti como marca. Si tu estrategia de marketing no tiene en cuenta estos pain points con los que se encuentra tu consumidor, tu estrategia puede ser malinterpretada o ignorada – que es peor -. Conociendo estos problemas se te abrirán oportunidades de negocio, y conocerás mejor a tus consumidores, por lo que te será más fácil mantenerles contentos y fidelizarlos.

¿Cómo detectar los pain points?

Define a tu público objetivo

Lo primero, y más importante, es que delimites tu público objetivo, aquellas personas hacia las que tu marca se dirige. Si no lo tienes claro, ¿de qué sirve que intentes conocer sus pain points? Solo cuando conocemos hacia quién nos dirigimos podemos establecer las estrategias más adecuadas, podrás centrar tus esfuerzos de marketing en ellos, y sentirán que están recibiendo un servicio óptimo.

Ponte en el lugar del consumidor

En primer lugar, debes ponerte en el lugar del consumidor, tener esa empatía tan necesaria. Imagina que eres alguien que está buscando una nueva casa, un nuevo teléfono, o dónde ir a comer, ¿qué es lo que realmente estás buscando? Son algunas de las preguntas que te tendrás que plantear para conocer mejor al cliente. Tienes que pensar como él, meterte en su mente.

Realiza una investigación

A todos los seres humanos nos gusta dejar constancia de lo que sentimos, de expresarnos. Internet ha brindado la oportunidad a miles de personas para hablar de lo que les gusta, lo que no les gusta, compartir sus experiencias con miles de personas sin tener que salir de casa. Existen blogs, webs de opiniones, donde las personas cuentan sus preocupaciones o problemas con ciertos productos o servicios.

Por otro lado, no te olvides de hablar con ellos, pregúntales directamente qué problemas tienen o que mejoras podrías ofrecerles. Realizar encuestas sobre satisfacción, es una opción sencilla para conseguir información sobre cualquier problema que pueda tener tu cliente.

Haz un listado de pain points

Una vez hayas definido a tu público, y hayas realizado una búsqueda de información y recopilación de datos, lo siguiente es que realices un listado con todos los pain points que hayas encontrado. Es importante que esta lista no sea demasiado extensa, pero tampoco que sea muy corta, debes destacar los problemas más importantes para poder enfocarte en ellos y poder solucionarlos de la forma más efectiva posible. Si hacemos una lista muy larga seguramente hayan pain points que no sean importantes, y si es muy corta seguramente nos estemos dejando por el camino problemas que son importantes.

Una vez hayas detectado toda la problemática es hora de ponerse manos a la obra. Mantén flujos de información constantes con tus consumidores para estar al tanto de lo que necesitan, y unifica todas las fuerzas de las áreas de tu empresa para trabajar al unísono y no dejar ningún cabo suelto. Así, podrás diseñar el servicio de la forma más adecuada para resolver los problemas que atormentan a tus clientes, aportales las soluciones que necesitan y comunícaselo, y no te olvides de que las estrategias de marketing digital también deben estar acorde a las decisiones que tomes en este sentido.